El nuevo servicio de Google bloquea los anuncios a cambio de una cuota mensual

El nuevo servicio de Google bloquea los anuncios a cambio de una cuota mensual

Las webs se financian con publicidad. Muchos odian verla, y en muchas ocasiones se sienten molestos por la cantidad de anuncios que les persiguen.

Es un dilema al que se enfrentan web de noticias u otras publicaciones digitales. El aumento del uso de las aplicaciones que bloquean los anuncios también les bloquea sus ingresos.

Google Contributor, el nuevo servicio que se lanzó ayer jueves, consiste en pagar $1, $2, o $3 al mes para apoyar económicamente tus webs favoritas y a cambio, en las webs que participan en este programa, verás un mensaje de “gracias”  en los espacios habilitados para publicidad. Actualmente Google está testeando la idea con un grupo de 10 webs incluyendo, The Onion, ScienceDaily, Urban Dictionary o Mashable entre otras.

Los mensajes de “gracias” se publican a través de los canales de publicidad de Google, y éste aún se lleva una comisión de cada contribución. De acuerdo con Google, el pago de $1 a $3 que hacen los usuarios, básicamente cubre el coste del espacio de publicidad. “En este momento, el servicio que hemos lanzado es un experimento” comenta un representante de Google. “Hoy invitamos a los editores de webs a formar parte del proyecto y queremos ver, no sólo como funciona el nuevo servicio, sino también el nivel de aceptación por parte del público.

Este razonamiento es totalmente lógico. Si el usuario va a estar quejándose constantemente sobre la publicidad, y sobre el trato que se le da a sus datos personales, ¿por qué no pedir al usuario que abone una cantidad simbólica para cubrir los gastos de publicidad?  Google Contributor trata de apelar al sentido ético de los lectores, argumentando que el contenido que el usuario disfruta merece el pago de $1 al mes.

Esta propuesta puede llegar un poco tarde, puesto que los usuarios están acostumbrados a obtener contenido online de manera gratuita. Los usuarios, no solo odian la publicidad y los anuncios que les persiguen por todas las webs, sino que odian más pagar por contenidos gratis.

Esto no es lo mismo que pasó con la industria musical en 2000. Cuando los usuarios se dieron cuenta de que podían descargar música gratuitamente, la industria tomó acciones legales contra compañías como Napster para volver a convencerles de que tenían que volver a pagar.

Actualmente, sencillas e instantáneas transacciones a través de plataformas como iTunes, hacen que el pago por el contenido sea algo más aceptable. Lo que resulta sorprendente, es que los fans se están empezando a poner del lado de los artistas, cuando sienten que las plataformas musicales les están robando parte de los beneficios que les toca. El ejemplo más reciente es el de la artista Taylor Swift que retiró toda su música de Spotify.

La industria publicitaria está tratando de hacer algo parecido, intentando convencer al mundo de que los artículos y vídeos que se consumen tienen valor. Pero apelando al deber ético no parece ser la mejor estrategia para convencer a las masas. Es por esa razón que a los editores le gusta The New York Times, puesto que tienen que cobrar mucho más que $1 mensual a sus suscriptores digitales. Ellos ya asumen que algunos lectores realizaran el análisis coste/beneficio y decidirán que el acceso al periódico digital no merece la pena a pesar de que es una de las publicaciones más respetadas en la red. Ahora imagínate el reto que supondría para una publicación como ScienceDaily si empezara a cobrar.

Y mientras los socios de Google no van a controlar el comportamiento de los “contribuyentes”, no significa que el resto de webs lo hagan. La extendida cultura de la recopilación de datos será, sin duda, lo más difícil de detener. [1]

A pesar de las posibles desventajas, Google Contributor podría solucionar muchos de los problemas que existen en la red actualmente. Podría salvar a las webs que tienen dificultades para mantenerse a flote, mientras los anuncios disminuyen, y a la vez dar a los usuarios lo que dicen que quieren. Ahora solo falta ver cuanto lo quieren.

[1] Actualización: después de la publicación, Google modificó su declaración en WIRED sobre el seguimiento del comportamiento del usuario a través de Google Contributor. La historia ha sido actualizada.

Artículo original publicado en WIRED por ISSIE LAPOWSKY

 

Sin categoría

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *